Laboratorios de Guainía

Pintura mural y reconocimiento local

Coordinador Ana María Villate

Ana MAría VillateAna María Villate

Ana María Villate Marín (Tunja, 1979) Artista plástica de la universidad Jorge Tadeo Lozano, con especialización en Estudios Culturales de la Universidad Javeriana. Ha sido tallerista de diversas iniciativas artísticas nacionales, entre las que se destaca la Jornada Escolar Complementaria, programa de Colsubsidio para trabajar con jóvenes de diversas localidades de Bogotá.

Fue productora durante dos años de la sala de exposiciones ASAB, en donde desarrolló trabajo museográfico para varias exposiciones.

En sus proyectos plásticos se interesa por el cuerpo como tema central. Ha participado en diversas exposiciones colectivas como los Salones Regionales Zona Centro del 2009 y 2012; el Salón Nacional de Artistas del 2010 y en el BBVA Nuevos del Banco de la República, en el 2011, entre otras. En 2004 fue merecedora del primer premio del Salón Nacional de Artistas Jóvenes, mientras que el año siguiente obtuvo el primer premio de Historia Arte y Naturaleza. Actualmente es docente de la Universidad Pedagógica Nacional y coordina uno de los Laboratorios de investigación-creación del Ministerio de Cultura.

 


 

Proyecto Pedagógico

Pintura mural y reconocimiento local

Sede

Municipio de Inírida

Participantes

20 jóvenes en formación, entre los 15 y los 19 años, interesados en trabajar técnicas de pintura mural a partir de los petroglifos del acervo indígena local y regional.

Duración

Cuatro meses

Apoyo institucional

Casa de la Cultura de Inírida, Museo del Coco y Secretaría de Cultura

Coordinación local

Colectivo Milpa

Presentación del Laboratorio

 

El Laboratorio Pintura mural y reconocimiento local está dirigido a los jóvenes de la cuidad de Inírida y tiene como finalidad establecer un canal de comunicación entre los Petroglifos de Coco Viejo que consisten en dibujos grabados en enormes piedras milenarias a manera de mensajes simbólicos dejados por los indígenas de la época Precámbrica, y las prácticas artísticas juveniles actuales del grafiti y la pintura mural. De este modo, esperamos capturar la atención de las nuevas generaciones con el objetivo de valorar, a través de la expresión artística, el patrimonio de la región y el saber ancestral.

 

Los Petroglifos de Coco Viejo corresponden a la cosmogonía de los Curripaco, etnia que hace parte de los grupos Arawak (o Maipuré), que se asentaron en la región desde el tercer mileno antes de Cristo. En estas figuras grabadas en piedra se cuentan historias que dan información sobre las zonas de pesca, los animales del lugar y, por supuesto, sobre el comportamiento que los humanos deben tener en ese entorno, acercándonos a las costumbres ancestrales y los saberes específicos del contexto.

 

Por lo anterior, este Laboratorio se propone construir un puente de comunicación entre la riqueza histórica que nos ofrecen petroglifos milenarios y la juventud de Inírida, pues nos resulta imprescindible acentuar la identidad de los jóvenes y revalorizar los saberes ancestrales de las comunidades indígenas con quienes comparten territorio.    

 

La metodología que se aplicará a los talleres tendrá como base pedagógica los postulados del educador y filósofo brasilero Paulo Freire (1921-1997) y, en relación con los contenidos tratados, las ideas del biólogo y filósofo chileno Humberto Maturana (1930). Se intentará tratar las prácticas artísticas relacionándolas con las teorías del giro decolonial, basándose en autores como el semiólogo argentino Walter de Mignolo. En los talleres se invitará a reflexionar y discutir en torno a las figuras que se nos exponen en la simbología de los petroglifos y sobre su relación con las problemáticas actuales de la región y el país.

 

Por último, se hará un registro de los talleres y sus resultados que servirá como evidencia del proceso y mostrará cómo a través de las artes es posible hacer relaciones entre culturas, así como relaciones entre el pasado y el presente de los territorios.